Steins;Gate

Steins;Gate es un gran anime. Mucha gente considera al anime como un arte inferior en comparación al cine o shows de TV, pero pienso que esta serie es una gran muestra de lo que el medio puede ofrecer.

Steins;Gate se trata de Okabe Rintaro, un tipo simpático que se hace llamar ‘científico loco’ pero nunca aclaran científico de qué y que se la pasa diciendo locuras en cada escena. La historia comienza cuando él y su compañero Hashida Taru descubren en su laboratorio que a través de un microondas pueden enviar emails al pasado.

En la serie, viajar en el tiempo no significa volver a un punto anterior en una línea única, sino que al viajar, el ‘presente’ se traslada a una línea distinta donde el universo se ajustó a lo que cambió al modificar el pasado. Sin embargo, no se puede cambiar todo porque como explican, hay líneas que están enlazadas, haciendo que algunos eventos sean ineludibles.

La vibra con la que te deja la serie inicialmente es buena pero nada espectacular,  hasta que inesperadamente la serie da un giro y acelera a fondo hasta el último episodio: cada episodio tiene más la cagá que el anterior. La ejecución es perfecta, en ningún momento se pasan con el humor japonés ni se van muy lejos de la trama principal. Lo que ví fue una mezcla perfecta entre drama, humor, ciencia ficción, y romance.

Steins;Gate es una obra de arte, es realmente emocionante.